Podemos ser razonablemente felices estando enfermos. Incluso si tenemos una enfermedad mortal y sabemos que vamos a irnos en pocos meses. Es perfectamente posible porque, mientras estemos sobre la Tierra, aunque nos queden sólo unos días, podemos hacer cosas valiosas por nosotros y por los demás, y gozar con ello. En todo caso, ¿de qué sirve pensar lo contrario? ¿Acaso el hecho de deprimirse o lamentarse continuamente va a ayudar a curarnos?
 
Fuente: paralelo36andalucia.com

Deja un comentario

ocho + 20 =

Teléfono

+34 93 271 34 86 (Lunes a viernes de 9h a 20h)
+34 626 394 066 (Whatsapp)

Consultas en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Bilbao y a distancia por Skype