Si conseguimos mirar el mundo a través de unos ojos que no se quejan, que valoran lo que poseen por encima de lo que no poseen, empezaremos a sentir en consonancia. Nuestro interior se apaciguará, dejaremos de exigirnos a nosotros mismos y al mundo, y cada vez experimentaremos más momentos de felicidad.
 
No es dificil conseguirlo. Se trata de practicar, ensayar y volver a practicar. En una palabra: de PERSEVERAR.
 
Fuente: joserodenasmontes.com

Deja un comentario

1 × cuatro =

Teléfono

+34 93 271 34 86 (Lunes a viernes de 9h a 20h)
+34 626 394 066 (Whatsapp)

Consultas en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Bilbao y a distancia por Skype