¡Mucho cuidado!, porque las quejas cotidianas tienen una cualidad especial: tienden a convertirse en hábito.

Durante su pasado, el cascarrabias permitió, poco a poco, que el hábito nocivo de la queja empezase a invadir su mente. Cuando quiso dar marcha atrás, era demasiado tarde: <<¡Ya todo es una m…!>>.

Para que una persona de estas pueda transformarse, os voy a indicar los tres pasos para iniciar el proceso del cambio.

1- Aceptar los problemas de antemano
2- Darse cuenta de que esos inconvenientes no son relevantes para la felicidad.
3- Focalizar la atención en las maravillas que aún tenemos a nuestro alcance.

cascarrabias

Fuente: haikudeck.com

Deja un comentario

20 + diecisiete =

Teléfono

+34 93 271 34 86 (Lunes a viernes de 9h a 20h)
+34 626 394 066 (Whatsapp)

Consultas en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Bilbao y a distancia por Skype