Vivir anticipando

Hola amig@s!

os dejamos una entrada sobre el hecho de anticipar, querer tenerlo todo bajo control y la ansiedad que nos puede provocar. Esperamos que la disfrutéis!!

Un abrazo,

Los seres humanos tenemos la capacidad de anticipar el futuro, lo cual es algo positivo, porque nos permite planificar, adelantarnos a las consecuencias, y evitar posibles dificultades.

El problema surge cuando pretendemos tenerlo todo bajo control y esta habilidad se convierte en una expectativa ansiosa, es decir, caemos en la trampa de anticipar de manera continua posibles peligros o riesgos que percibimos de modo erróneo como exageradamente probables (un accidente, una enfermedad grave…). Muchas veces lo hacemos con el objetivo de estar preparados para una eventual desgracia, y proviene de la exigencia irracional de que nunca deben suceder acontecimientos negativos en nuestra vida, porque no lo soportaríamos.

Todo esto nos llena de una ansiedad muy elevada y generalizada que nos impide disfrutar del presente, y genera sentimientos de infelicidad. Se parece a una “autotortura”: vivimos angustiados por cosas que no están pasando y que puede que jamás lleguen a ocurrir, en vez de centrarnos y saborear el momento actual de nuestra vida. ¡¡Y no nos sirve de nada!!

Para evitarlo, es crucial entender que no podemos controlar el futuro y afrontar que la incertidumbre forma parte de nuestra existencia, y que no tiene ninguna utilidad adelantar en nuestra cabeza sucesos catastróficos; comprender que la preocupación y la ansiedad previas no nos estarían preparando para una futura adversidad, sino todo lo contrario: nos agota y nos deja sin  fuerzas.

Además, la realidad es que la mayoría de los hechos temidos y peligrosos (como las enfermedades, por ejemplo) son mucho menos catastróficos cuando ocurren de verdad. Todos tenemos una gran capacidad de adaptación y movilizamos unos recursos personales de afrontamiento que no somos capaces de vislumbrar cuando nos angustiamos augurando desgracias en nuestra imaginación desbocada.

Podemos aprender a no preocuparnos por aquello que no está ocurriendo, ¡no vale la pena! Es mejor ir paso a paso, focalizar nuestra atención en vivir la vida con plenitud hoy, sin predecir el futuro negativamente, economizando las emociones negativas, sin malgastarlas cuando no toca. Cuando lo conseguimos, nos despojamos del miedo y disfrutamos del día a día con objetividad y de manera positiva.

Helena Pérez Fuster

Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu.

3 comentarios en “Vivir anticipando

  1. Yolanda

    Me ha encantado la reflexión… sería un sueño saber vivir sin esa angustia ante hechos futuros… porque realmente es agotador… me encantaría aprender!!!!

    Reply
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu Post author

      Yolanda,

      Se trata de centrarte en el aquí y el ahora, y confiar en tu capacidad de hacer frente a lo que venga. Tu vida es lo que está transcurriendo AHORA, no un futuro que ni siquiera existe.

      Abrazo racional,

      El Equipo del Centro

      Reply
  2. Guacimara Glez

    Sólo hacer esta lectura ya es tranquilizador…
    pasar por un episodio de angustia es terrible y la resaca que deja es igual de destructiva.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes