¿Qué es bueno? ¿Qué es malo?

Hola amig@s!!

hoy os traemos una nueva entrada para hacernos reflexionar sobre el concepto de “bueno” o “malo”. Esperamos que os resulte interesante

un abrazo,

En los años 60, el psicólogo Stanley Milgram se planteó un experimento muy curioso e interesante. Milgram se preguntaba por el cómo los seres humanos podían llegar a convertirse en “malvados” tan fácilmente. Sus estudios sobre la obediencia supusieron toda una revolución en psicología social y nos enseñaron, de manera científica, que todos somos capaces de ser “malos”, aunque en nuestro día a día somos “buenos”. De manera muy resumida, Milgram creó una situación de laboratorio en la que gente corriente acababa realizando actos atroces sólo por el hecho de que una supuesta figura de autoridad lo decía. De forma simulada, los sujetos del experimento (repito, cualquier hijo de vecino) aplicaba descargas eléctricas mortales a otros seres humanos totalmente inocentes, sólo porque un hombre con una bata blanca y una cara muy sería lo decía. En estos experimentos, alrededor del 70% de la gente que participó acabó aplicando esas brutales descargas ¡Y no eran monstruos sin sentimientos, eran simples seres humanos!

El experimento de la cárcel de Stanford llevado a cabo por otro psicólogo, Philip Zimbardo, pese a las dudas científicas que genera sus controvertidas condiciones de estudio, también nos muestra la facilidad con la que el ser humano abandona el camino de lo “bueno” para adentrarse en el comportamiento dañino. Para todos aquellos que quieran profundizar en estos experimentos, les animo a buscar en internet al respecto; alguno de ellos incluso ha inspirado películas.

A estas alturas, es normal que dudemos de nosotros mismos y las preguntas asalten nuestra mente ¿Soy bueno? ¿Soy malo? ¿Puedo serlo? ¿Puedo dejar de serlo? ¿Qué es lo correcto y qué no? ¿Y si lo bueno me hace sentir mal, qué soy? ¿Y si lo malo me hace sentir bien, qué soy?

¡Qué confuso todo!

No obstante, mi objetivo con estas palabras no es encontrar respuesta a estas preguntas. El auténtico objetivo es hacernos dudar sobre la utilidad de las palabras “bueno” y “malo” ¡Usarlas a discreción no nos deja nada claro! Por norma general, como podemos ver, los seres humanos somos capaces de hacer ambas cosas a la vez, podemos ser “buenos” y “malos” y la tendencia a juzgar (usando estas palabras indiscriminadamente) acaba creando angustia, estigma y una falsa necesidad de castigo hacia lo “malo” (ya venga de nosotros mismos o de los otros) que fácilmente se transforma en odio.

El objetivo real de estas palabras es hacernos entender la complejidad de nuestra conducta, que se ve afectada por la biología, el aprendizaje y el entorno y promover la AUTOACEPTACIÓN, así como la ACEPTACIÓN INCONDICIONAL DE LOS DEMÁS, pues todos somos buenos y malos a la vez. Dejarnos llevar por esos conceptos tan reduccionistas, nos hace olvidar nuestra auténtica naturaleza: Los seres humanos somos seres absolutamente imperfectos que nos equivocamos irremediablemente y… ¿Acaso es eso algo “malo”?

Antonio Soto

Psicólogo colaborador del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

Un comentario en “¿Qué es bueno? ¿Qué es malo?

  1. José María

    Me ha gustado leer este post, una de mis meditaciones preferidas es recordarme que soy perfecto tal y como soy (es decir, imperfecto), estimarme con mis defectos. Y querer a los demás, sin juzgarlos. Estas meditaciones me dibujan una sonrisa interior. Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes