PRIMER CAPITULO”SER FELIZ EN ALASKA”

Queridos amigos/as,
aquí os dejo el primer capítulo de “SER FELIZ EN ALASKA” para que sepais lo que os vais a encontrar en él. Así os podréis ir haciendo a la idea de como es mi nuevo libro.

PROGRAMARSE LA MENTE

Entre el ancestral pueblo pigmeo se cuenta la siguiente historia:

Un día, un sediento león se acercó a un lago de aguas transparentes y, al asomarse para beber, vio por primera vez su imagen reflejada. Asustado, pensó: «Este lago es territorio de ese fiero león. ¡Tengo que marcharme!».
Pero el animal tenía mucha sed, así que, al cabo de unas horas, decidió volver. Se aproximó sigilosamente y, justo cuando inclinó el cuello para beber, ¡ahí estaba de nuevo su rival! ¡No se lo podía creer! ¡Qué veloz y atento era el maldito animal!
¿Qué podía hacer? La sed lo estaba matando y ésa era la única fuente de agua en kilómetros a la redonda. Desesperado, se le ocurrió rodear el lago para penetrar por un recodo oscuro. Cuando llegó al lugar, se arrastró hasta al agua y…, ¡pam!, ¡las mismas fauces frente a él! Estaba hundido. Nunca se había enfrentado a alguien tan territorial…
Pero el león tenía tanta sed que decidió jugársela. Se armó de coraje, corrió hasta llegar a la orilla y, sin pensarlo, metió la cabeza en el agua. Entonces fue cuando, como cuentan los ancianos pigmeos, ¡se hizo la magia!: su feroz rival había desaparecido para siempre.

Hace años, más de dieciséis, tuve una experiencia alucinante, bellísima, que me causó un gran impacto: dejar de fumar. Pero no lo hice de cualquier forma, sino con el mejor método del mundo; porque lo conseguí sin pasar el «mono» y disfrutando del proceso. Fue como un milagro. El primer milagro que viví en el universo de la psicología, aunque más tarde, gracias a mi trabajo, sería testigo de muchísimos más.
Anteriormente, sin el método adecuado, lo había intentado dos veces cosechando memorables fracasos. ¡Lo máximo que había aguantado sin fumar habían sido un par de horas! Al poco de dejarlo, me subía por las paredes hasta que me decía a mí mismo: «¡No puedo más, prefiero morir de cáncer que sufrir esta terrible ansiedad!».
Pero entonces tuve la enorme suerte de tropezar con el libro “Es fácil dejar de fumar si sabes cómo” de Allen Carr, un contable escocés que logró la clave para zafarse del tabaco sin esfuerzo mediante una espléndida programación mental.
Lo más alucinante de aquel método es que pude dejar el tabaco sin padecer ningún síndrome de abstinencia: ¡nada! Y eso que, hasta el momento, la ciencia médica daba por hecho que las drogas producen un fuerte «mono» cuando se dejan. Se supone que un heroinómano las pasará canutas cuando intente desintoxicarse de la heroína: ¡se retorcerá, le dolerá la tripa, sudará e incluso delirará durante varios días!
Pero aquel escocés ajeno a la medicina —ni siquiera era psicólogo— afirmaba que el «mono» no existe y que todo está en nuestra cabeza, en la mente. ¡Y yo pude comprobarlo y no he sido el único en experimentar este fenómeno! Miles de personas en todo el mundo se han reprogramado el cerebro con el método de Allen Carr y han logrado dejar el terrible cigarro sin dificultad.
De hecho, al cabo de un mes de abandonar el cigarrillo, mi madre, gran fumadora durante treinta años, me pidió «ese librito que te ha ayudado tanto». Y una semana después, ella también tiraba a la basura su último Nobel. Han pasado desde entonces más de dieciséis años y, si algo tiene claro en la vida, es que ese veneno no volverá jamás a sus labios. ¡Su experiencia fue idéntica a la mía! Y no le resultó difícil. ¡Incluso disfrutó del proceso!
Pero tal vez os preguntaréis por qué hablo del tabaco en un libro de psicología que pretende hacernos más fuertes a nivel emocional. Pues, ni más ni menos, porque todos los fenómenos mentales —la ansiedad, la depresión, el estrés, la timidez, etc.— también son humo, es decir: son sólo el producto de una mentalización errónea que podemos revertir con el método adecuado y de forma rápida y definitiva.
Puedo jurar, y demostrar, que, como decía Allen Carr respecto al tabaco, «el cambio emocional es fácil si sabes hacerlo».

Este libro es un manual de reprogramación mental análogo al sistema antitabaco de Allen Carr aplicado a todas las emociones negativas. De hecho, podría perfectamente titularse «Es fácil dejar de tener “neuras” si sabes cómo». Su objetivo es convertirnos en personas altamente sanas a nivel emocional. Los métodos que se explican aquí están basados en la psicología cognitiva, la escuela terapéutica más eficaz del mundo, con miles de estudios que certifican sus resultados. Y lo mejor de todo es que cualquier persona puede aplicarlos. Esto es: nadie tiene por qué ir al psicólogo si realiza el esfuerzo necesario.

SER FULGURANTE

¿En qué vamos a convertirnos tras aplicar lo que dice este libro? Nada más y nada menos que en personas especiales: altamente fuertes y sanas. En la actualidad, debido a la neurosis imperante, sólo un 20 % de las personas son así. Si trabajamos a conciencia estos contenidos, podremos llegar a ser individuos muy centrados en el presente.
En una ocasión oí decir la siguiente frase: «Un buen monje es aquel que hace pocas cosas, pero las pocas que hace las hace muy bien». Cuando nos hayamos puesto en forma mental, la jornada fluirá de forma natural, de goce en goce. Porque en todas partes encontraremos oportunidades de hacer algo hermoso y el «dulce presente» será nuestro hogar independientemente de los estados mentales.
Cuando somos vulnerables, distinguimos entre «estar bien» y «estar de bajón» porque vivimos las emociones negativas de forma extrema. Sin embargo, las personas más sanas vivencian lo negativo de forma muy suave, incluso saben disfrutar también de la ligera tristeza o de los activadores nervios. En fin, son muy estables y saben observar la realidad con mirada de poeta.
Con la terapia cognitiva se activa nuestro ojo para la belleza y, entonces, podremos fijarnos mucho más y mejor en las cosas hermosas que nos rodean: las caras bonitas, los enormes árboles de nuestras ciudades… Pocas cosas hay que den más plenitud que apreciar con intensidad los pequeños placeres de la vida y agradecer el hecho de estar vivos. Esto nos sucederá continuamente de forma espontánea.
Además, la persona feliz posee carisma y tiene un gran poder de atracción porque el «buen rollo» se contagia y todo el mundo quiere estar cerca de ella. Por otro lado, las personas que rebosamos felicidad mostramos la mejor cara que tenemos, con lo cual, también resultamos muy atractivos.
De modo que debemos afirmar que sí, que es posible perderle el miedo a todo. En realidad es más fácil de lo que parece. Entonces la vida se convierte en algo increíblemente sencillo. Además, cuando finiquitamos los temores, adquirimos una enorme ventaja competitiva. Las personas fuertes y felices disponen de muchas más oportunidades porque simplemente se atreven a todo mientras que la mayoría se arruga ante absurdeces.

Yo dejé el tabaco de forma radical y sin esfuerzo: incluso disfruté del proceso. Y de la misma forma he visto a miles de personas transformarse en ese ser especial que acabo de describir. Son cambios realmente alucinantes.
Al margen de la psicología cognitiva, sólo he visto transformaciones tan radicales en personas que se han convertido a alguna religión y que la viven profundamente. Más de una vez he leído descripciones del tipo: «Era la misma persona, pero había algo distinto en su mirada: los ojos le brillaban; diría que incluso le refulgían».
Marcus era uno de ellos. Era un joven alemán que conocí en mi juventud y trabajaba como voluntario en un barrio chabolista de la India. Marcus lo había dejado todo en su Múnich natal para colaborar en Calcuta con una orden religiosa protestante. A este veinteañero alto, rubio y resuelto también le refulgían los ojos. Su energía vital era limpia y alegre como pocas veces la he visto. ¡Esto es estar en forma emocional!

ENTRENO SUPERINTENSO

Éste es el tercer libro que publico y, en los cinco años que llevan mis manuales en las librerías, he recibido miles de cartas de personas que han vivido una fuerte transformación a través del método cognitivo. Personas depresivas, ansiosas, megacelosas, obsesivas o temerosas hasta la parálisis han logrado forjarse otra mente, algo que ni siquiera sabían que era posible.
Este tercer libro pretende dar un paso más, ir más lejos, desarrollar más intensidad en nuestra reprogramación. Nuestro objetivo es llegar a ser personas excepcionalmente sanas, como pocas quedan ya en este mundo de locos. Nuestra meta es estar muy sanos y muy fuertes, con una mente nítida y fulgurante como la de Marcus.


 

En este capítulo hemos aprendido que:
• La eficacia del método cognitivo ha sido comprobada centenares de veces por jueces independientes.
• Se trata de una reprogramación mental muy fuerte que hace fácil lo que parece difícil.
• El objetivo es convertirse en personas excepcionales: sosegadas, centradas en el presente, alegres incluso en la enfermedad, con ojos de poeta, atractivas por fuera y por dentro, y carentes de todo temor.

FANTE

25 comentarios en “PRIMER CAPITULO”SER FELIZ EN ALASKA”

  1. Marta

    Hola! Me han recomendado tu libro y voy a leermelo ahora mismo! Yo he pasado por un mal momento en el trabajo, lleno de presión e insultos por parte de los clientes..de no sentirme realizada..y me desencadenó en un período de crisis de ansiedad y muchos nervios, no quería salir de casa por si me daba una crisis fuera. Empecé a darle vueltas a todo, a cualquier situación que me ocurre le saco todos los puntos negativos que pueden afectarme. Dejé el trabajo pero no me siento para nada liberada. Con mi pareja, con la cual llevo 11 años y siempre hemos sido uña y carne e incluso yo algo dependiente de él, siempre mirando por él…ahora se acerca a mi y me dan nervios y no sé si será que ya no le quiero o si será porque cada vez que me dan esos nervios saco todas las cosas negativas por las que puede ser que me den…:”y si es porque no le quiero? Después de tantos años?? Como va a ser posible con lo que nos queremos? Así de la noche a la mañana? Y si le dejo como lo hago?? Que pensarán nuestras familias?…” un jaleo mental que me desencadena en más ansiedad.

    Responder
  2. Inés Ilarri

    Buenas tardes.
    Ayer te descubrí… Tan sólo agradecer vuestras experiencias que han servido para avanzar en mi recuperación.
    Gracias.

    Responder
  3. Jose

    Gracias Rafael
    Tus libros y charlas son francamente enriquecedoras. Yo creo que como tu bien dices, la simpleza y la sencillez son elementos que nos permiten librarnos de muchos y superfluos defectos personales.

    Responder
  4. Dany

    Hola Rafa!!!
    Felicitarte por tus libros y gracias por cambiar mi manera de percibir lo que me rodea….tras separarme y entrar en un pozo,….gracias a tus libros vivo mas plenamente y en paz,procurando no terribilizar!!
    Cuidaté!!

    Responder
  5. Ana

    Hola Rafael,

    En primer lugar, te felicito por tu libro Las gafas de la felicidad, he disfrutado leyéndolo (tus ejemplos e historias son siempre entretenidas) aunque debo reconocer que no he encontrado mis gafas. Entiendo el método y la forma de aplicarlo, pero creo que en mi caso me conozco tan bien a mí misma que no puedo autoengañarme. Se qué cosas me hacen felices y cuales no, se cuales son mis debilidades y fortalezas, tengo una personalidad fuerte y difícil de amoldar, así que al final la realidad cae como un jarro de agua fría sobre todos los discursos internos y externos que pueda o puedan darme. Estoy pensando en comprarme este nuevo libro, a ver si se obra el milagro, y mi cerebro reptiliano deja de fastidiar… Enhorabuena de todos modos.

    Responder
  6. Silvia

    Hola Rafael, qué hacer, como cuando tú dices en tu libro, has tenido un ” paraíso” , unas amistades, un modo de vida, un romance, y de la noche a la mañana, aún siendo joven, pierdes gran parte de esas cosas y personas, encuentras otras, y las valoras, pero te das cuenta de que has perdido parte de tus emociones o tu alegría o tu alma. Muchas gracias!

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu

      Silvia,

      El reto es comprender que nuestro bienestar no depende de lo que sucede fuera de nosotros, sino que depende de lo sucede EN nosotros.
      Recuerda que no nos afectan las situaciones sino lo que nosotros nos decimos (pensamos) de lo que nos sucede. Si condicionamos nuestro bienestar emocional a lo externo, estamos “vendidos” al azar. Así pues no se trata de que las cosas vayan siempre como nos gustaría, pues la vida no funciona según nuestros deseos y exigencias, sino en ser capaces de sentirnos bien aun en contextos menos idílicos….entendiendo que la vida son momentos y que podemos estar bien con muy poco. Recuperar esa alegría no depende de la vida que marchó, sino de lo que tú te dices ahora de cómo es tu vida actual. Cambia la perspectiva y recuperarás ese bienestar emocional.

      Saludos!

      Equipo

      Responder
  7. María

    Hola, he leído y releído tu libro El arte de no amargarse la vida. La última vez que lo he hecho ha sido hace poco y me ha “salvado” de ir a salud mental. Ya había pedido cita a la doctora de cabecera para que me derivara. A raíz del nacimiento de mis hijos he tenido siempre muchos miedos, cada día más: no son lo suficiente habilidosos, les cuesta socializar…etc etc. Me había puesto en un punto en que imaginaba bullyng, vidas desgraciadas, suicidios…, en fin; la de Dios!
    Y es cierto que no son especialmente habilidosos, y que les cuesta socializar, pero he dejado de tenerle miedo a sus limitaciones.Podemos tener una buena vida igualmente. Lo sé. También recordé un libro que leí hace años que me hizo dar un giro mi vida en cuanto leí unas cuantas páginas, igual que el tuyo, y es precisamente el de “Es fácil dejar de fumar si se sabe cómo”. No llegué a leerlo entero cuando ya tiré la cajetilla de tabaco a la basura, y hasta hoy. De esto hace ya 9 años. A veces pienso que soy carne de secta!!! porque se me convence rápido! ajajaj!. En fin, muchas gracias por tus libros! Muack!

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu

      Querida María.

      Cuánto me alegro de que “el arte de no amargarse la vida”, te haya ido tan bien!!
      Realmente, los miedos catastrofizan el futuro y, como tú misma cuentas, veías un montón de catástrofes y vidas desgraciadas.
      Cuando te diste cuenta de que, realmente no sabías si lo que imaginabas pasaría, que no era tan grave lo que podría pasar y que podrías ser feliz incluso si pasara eso, es cuando te tranquilizaste y mejoraste.
      Te felicito por tu trabajo personal!
      Un abrazo muy fuerte!

      Responder
  8. Nora Rodríguez

    Muero por tener una copia en mis manos!! Pero aun no lo e visto en las librerias aquí en México.

    Aun guardo esa foto que nos tomamos en Barcelona… cuando mágicamente te encontre por ahí y termine mi viaje muuuy felíz!! =)

    Saludos desde Monterrey, Mex. Y espero verte por estas tierras pronto 😉

    Responder
  9. Estela

    Rafael:
    Enhorabuena por tus libros.
    Y gracias por compartir tus descubrimientos, fruto de tu gran inteligencia.
    Haces fácil lo difícil.
    La teoría de la que hablas es obvia pero la exposición que haces de ella es única, diferente, especial.
    Nos llevas de la mano para avanzar de la oscuridad a la luz, del miedo a la valentía, de la enfermedad mental a la salud, mediante ejemplos poderosísimos que tienen el valor de la veracidad.
    Rafael Santandreu gran maestro de la psicología. Un placer seguir comprando, regalando y recomendando tus libros.

    Responder
  10. Luis Alonso

    Te cuento lo siguiente, y no se si lo vas a creer. Hace unas tres semanas me llamo una amiga y me contó que estaba en una situación que no podía manejar. Se había trasladado a otra ciudad y tenía apoyo económico de su hermano y comía en su casa. Pero tenía conflicto con su cuñada y la empleada que trabajaba en la casa. Ir a esa casa era un tormento. Y por otro lado tenía el temor de que, ante esta situación, su hermano no la apoyará mas. No tenía trabajo, no conocía a nadie más y no sabia como manejar el asunto. Su vida ha sido difícil y realmente no se puede decir que tenga las mejores herramientas para defenderse en la vida.
    Pues, con Las Gafas de la Felicidad en la mano, le dije: tú vas a cambiar y también va a cambiar tu entorno y tú situación, si cambias tu manera de pensar de acuerdo a los consejos de este libro. Hablamos por Whatsapp pues ella está a 1.000 km de distancia. Y comencé: haz de saber que lo que te produce temor no es lo que te sucede, sino lo que te dices a ti misma sobre lo que te sucede (sacado del libro).Y le expliqué que no todo era tan terrible, le enseñe a no terribilizar y que tomará las cosas con calma y que antes de dejarse dominar por sus emociones solo observará lo que le sucedía, lo que le decían o hacían las otras personas y no dijera ni hiciera nada hasta que habláramos. En fin, así hemos venido. Y no lo creerán; ha podido manejar la situación con aplomo. Valientemente y con tacto enfrentó la situación en casa de su hermano, accedió a confiar en este, se levanta ahora temprano y hace ejercicio y ya no está deprimida, ya no llora, ha conseguido dos trabajos pero los ha dejado porque no le satisfacen, pero sigue buscando, etc. Realmente va en camino de ser otra. En dos semanas. Y todavía no ha leído el libro. Pero me llama con frecuencia a consultarme y yo le disparo pautas del libro a las que ella se aferra como a una luz que ilumina su camino.
    Hoy fui a la librería y abrí el libro Ser Feliz en Alaska en algunas de sus páginas. Por lo poco que leí vi que es un avance sobre lo que haz escrito y das más herramientas para el cambio. Tan pronto pueda lo comprare.

    Responder
  11. Pingback: “Ser feliz en Alaska”, Rafael Santandreu | Libros Más Vendidos

  12. Cynthia Martinez

    Gracias por compartir este primer capitulo. Yo vivo en Jalisco, México. He comenzado a buscar el libro y hasta ahora solo lo he visto en libro electrónico. Espero conseguir una copia impresa.
    Saludos

    Responder
  13. Pingback: + “MENTES FUERTES contra viento y marea” | Psicologia en Morelia

  14. Marta Poquet Mora

    Hola Rafael,

    Encantadisima con tu nuevo libro, lo acabo de comenzar hoy y como todos los demás, siempre me da de lleno en la diana de mi alma.
    Gracias

    Responder
  15. José Ángel

    Deseando estoy de que salga tu nuevo libro.
    Los otros dos los tengo leídos, releídos y hasta subrayados y me vienen muy bien para la ansiedad que a veces me acompaña.
    Muchas gracias por tu gran labor.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes