2 comentarios en “ORIENTARSE HACIA EL INTERIOR

  1. Verónica

    ¡Hola Rafael! A causa de esta frase que publicasteis ayer me gustaría hacerte una consulta, porque yo tengo muy dominado el tema de no dejarme afectar por las adversidades exteriores, pero me afectan mucho las “interiores”, y te cuento: yo estoy diagnosticada de TOC y llevo haciendo terapia cognitiva con una psicóloga desde hace 5 meses. El caso es que yo creo que ha habido una falta de entendimiento a lo largo de la terapia porque mi gran talón de aquiles es preocuparme excesivamente por todo, junto con el perfeccionismo y la autoexigencia hacia mí misma, y todo eso no lo trabajamos bien desde el principio, porque ella me decía “eres muy perfeccionista, muy intolerante a la frustración, tienes que cambiar eso…” pero claro, decirle eso a una persona con TOC sin mostrarle unos buenos argumentos escritos que el paciente pueda asimilar y mejorar…creo que no sirve de mucho.

    El resultado fue que, sin trabajar esos problemas bien, yo hacía un montón de ejercicios que ella me mandaba: exposición a las obsesiones, una técnica que llama mi psicóloga “Hora de Preocuparse” pero que yo nunca he llegado a dominar, exposición interoceptiva a las sensaciones fisiológicas de ansiedad, me leía un montón de material sobre Autoestima, Asertividad, Ansiedad social…. que ella me daba, y hasta que no llevábamos un par de meses de terapia no empezamos con la rutina del debate como tal, que ella llama “Discusión socrática”. El caso es que, a esas alturas, yo ya era mucho más neurótica que antes de entrar en terapia, porque mis preocupaciones habían aumentado muchísimo, mi autoexigencia también (porque claro, yo leía sobre cómo había que tener una buena autoestima, cómo había que ser asertivo…y para mí todo eso eran exigencias, el “tengo que ser así”, y cuando empezamos con la Discusión Socrática yo ya estaba obsesionada con que el trastorno no se me iba a curar, que yo era una persona muy difícil, y que tenía que eliminar todos mis pensamientos negativos para estar bien…y así he ido hasta hace un par de semanas, cambiando unas obsesiones por otras, hasta que finalmente me di cuenta de que lo que estaba era obsesionada con mis propios pensamientos!! Me había estado esforzando tanto para eliminarlos, que había ocurrido lo contrario, se habían reforzado y habían aparecido algunos que yo no había tenido en la vida…

    Hace un par de semanas me dije a mí misma muy en serio que ya no podía y no quería seguir así, y me puse con tu libro de El Arte de no Amargarse la Vida, y a hacer mi propia terapia intentando aplicar tus argumentos y otros míos propios. Y parece que me va mucho mejor, aunque los pensamientos irracionales siguen viniendo, pero ya estoy consiguiendo aceptarlos. Lo que me genera duda es que mi psicóloga aún no me ha dado el alta, y ella utiliza unos métodos y unos argumentos muy distintos a los tuyos, pero los tuyos me hacen sentir mejor. ¿Qué me recomiendas que haga con mi situación, para intentar recaer lo menos posible, y encontrar la “paz interior”?

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu

      Hola Verónica. Sigue trabajando con la convicción de que saldrás adelante y ya verás como obtendrás resultados a medida que vayas perseverando en la práctica. Ya verás como con el trabajo y la constancia en realizar las tareas terapéuticas irás modificando la forma de pensar, sentir y actuar. Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes