La fortaleza emocional en los niños

Hola amig@s

Esta semana os dejo un texto que habla sobre cómo enseñar a los niños a ser más fuertes emocionalmente ya desde bien pequeños. Espero que os guste!

Un abrazo!

Es súper importante que ayudemos a los niños a que aprendan a gestionar sus pensamientos y emociones. Igual que les ayudamos a aprender a andar, a cepillarse los dientes, a hacer esquemas..etc..

Es imprescindible que les enseñemos a convertirse en adultos fuertes que sepan gestionar la frustración, tolerar el malestar, a no tener miedos, a aceptar a los demás de manera incondicional…

Algunos niños se enfadan cada vez que se dan cuenta que el mundo no es como ellos quisieran. Cualquier negativa del adulto les provoca frustración y el propio malestar les impide encontrar la salida.

Cuando los padres, influenciados por la queja y el malhumor, ceden y les conceden lo que quieren, los hijos aprenden que estar enfadado es la mejor herramienta para cambiar el mundo. Esta percepción puede configurar su carácter y provocar posteriormente problemas de adaptación.

Para evitarlo, los padres tienen que aceptar que es natural que su hijo no esté de acuerdo con ellos y que lo manifieste, pero le tienen que enseñar a poner palabras a sus emociones. De esta manera el niño aprende a discriminar mejor lo que le pasa y aumenta la tolerancia a la frustración, comprobando que el mejor remedio para diluir el malhumor es hablando.

Una buena idea para empezar es intentar hablar cada día de cómo han pasado la jornada a nivel emocional, preguntar si han estado tristes, alegres, enfadados….Si el niño no lo quiere contar puede hablar el adulto de su día, así le damos permiso a él para contarlo cuando tenga ganas. Otras veces también es una buena opción que lo apunten en una libreta y de esta manera van descargando la mochila emocional y eso permite conocer y aprender a manejar mejor su mundo emocional.

fortaleza niños

Silvia Tena
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

2 comentarios en “La fortaleza emocional en los niños