La fortaleza de la flexibilidad mental

Hola amig@s!

Os dejo un texto muy interesante sobre la importancia de mantener un pensamiento flexible para ser más felices.

Un abrazo!!

LA FORTALEZA DE LA FLEXIBILIDAD….

Después de leer los libros de Rafael imagino que ya sabéis que cuando estamos neuróticos, es porque mantenemos ciertas creencias irracionales, las cuales (aferrados a ellas cuales verdades absolutas….abrazándolas amargamente) nos generan malestar emocional.

Estas creencias irracionales provienen de un pensamiento rígido, absolutista, dogmático y basado en la exigencia. Estaréis pensando….”Uy eso a mí no me pasa, si yo soy muy flexible….”….Vale, veamos….¿cuántas veces hemos pensado: “no soporto que Pepe se comporte así, él debería saber que eso me molesta!”?  ¿Os ha pasado? Si respondéis afirmativamente, en ese momento estáis manteniendo un pensamiento rígido….! Pepe tiene derecho a comportarse como quiera!, y no, por desgracia (ya que los poderes extrasensoriales no han sido otorgados a la raza humana) él no debe saber que eso nos molesta! ¿Por qué debería saberlo?, ¿Qué ley universal dicta que Pepe debe saber que eso me molesta? Sólo una: la ley rígida que me invento yo, mi creencia irracional que me susurra que eso debería ser así….

La clave radica en mantener un pensamiento flexible, que nos permita valorar cualquier situación desde una perspectiva nueva (cambiemos las gafas con las que interpretamos la vida…pongámonos las gafas de la felicidad que propone Rafael!!), dejando atrás la exigencia y adoptando una actitud preferencial la cual nos permita alejar el malestar emocional.

Os aporto una Fábula del poeta francés Jean de la Fontaine  titulada “El Junco y el Roble” para reflexionar al respecto:

Hace muchos años, germinaron las semillas de un roble y un junco junto a la misma orilla del río. Compartían las delicias de la primavera y la rudeza del invierno, pero nunca estaban de acuerdo.

Un día, el roble le dijo al junco:

  • Realmente eres digno de compasión. El menor soplo de aire te tumba. Mis poderosas raíces son el mejor antídoto contra el viento. ¡Sabes que tengo razón!

 

  • Tal vez – dijo el junco – tengo un aspecto débil y comprendo tu preocupación. Pero no te fíes… ¡La flexibilidad es mi gran fuerza, pues aunque me doblo, nunca me rompo!

 

Tras una larga discusión, comenzó a soplar un viento terriblemente fuerte. El junco bailó al son del vendaval, flexible ante sus peticiones.

El roble, rígido y estricto, permaneció inmóvil ante aquella furia. A la mañana siguiente el junco se alzó sacudido y conmocionado pero vivo, sólo para descubrir a su lado un gran agujero, justo donde el robe aposentaba sus raíces”.

la flexibilidad Silvia Borreguero

Silvia Borreguero
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

12 comentarios en “La fortaleza de la flexibilidad mental

  1. Gladys Cabral

    Hola, Felicitaciones por tu publicaciones y por el interes de ayudar a los demas , Dios te bendiga siempre y colme tu vida de paz,amor y Exitos.Muchas gracias. Gladys Cabral.

    Responder
  2. Matías

    Hola Rafael no puedo transmitir la gran ayuda que me has dado durante estos años que eh conocido tus libros, inclusive pude aplicarlos en las aulas en las que trabajo ya que soy profesor de Sociología, me gustaria saber cuando vas a venir por Uruguay, realmente me gustaria asistir a tu audiencia. Saludos!

    Responder
  3. carme salvia

    hola Rafael , esta tarde te descubrí por casualidad ,he visto casi todos los videos en los que explicas la psicología racional , me ha encantado , no sabia que eso existiese, yo desde que me separe hace 4 años , he podido desarrollar esta técnica de manera autodidacta ,a lo largo de los años , con lo de prueba y error , he llegado a las mismas conclusiones que tu, para que te hagas una idea de mi , no tengo ninguna cuenta bancaria, soy autónoma y he conseguido el equilibrio para trabajar solo para pagar impuestos , que es en lo que mas se va el dinero , para mi no necesito mucho, no tengo dinero para viajar , pero me encanta donde vivo, y casi siempre ( si no tengo que trabajar ) hago solo lo que me hace feliz, mayormente es gratis , gasto en lana , porque me gusta tejer , gasto en gasoil , porque voy a visitar a mis amigos y también en cafés ,,,

    he encontrado poca gente que lo entienda , aunque ya no doy explicaciones , no me importa la opinión de los demás
    una cosa que yo practico a menudo , y no lo he oído en tus videos , es el perdón , a mi misma , eso me va de muerte , para ser feliz , aunque hay cosas en las que no estoy del todo de acuerdo , la línea general del pensamiento, para mi es el camino directo a la felicidad

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu Autor

      Hola M Carmen!!
      La moraleja es que una mente flexible y abierta, nos permite la actitud adecuada para afrontar las circunstancias adversas de la vida. La vida es algo maravilloso, sin embargo, hay situaciones difíciles que es mejor afrontar con una actitud flexible y positiva (como el junco). El roble, en esta historia, es rígido y no se puede adaptar a la situación, de manera que es derrotado.
      Nosotros preferimos ser juncos!!!
      Un abrazo!!

      Responder
  4. David

    Muy buenas y felicidades por vuestro exitoso blog.

    He probado utilizando la peor fantasía para curar mi ansiedad social, y lo cierto es que es una técnica ESPECTACULAR.Es super efectiva.
    Sin embargo, me surge un problema y es que, a la hora de hacer el ejercicio empiezo a preocuparme por si “Esta vez no funciona” por si “Me surge la propia preocupación y estrés obsesivo y estas impiden que me salga bien”…
    Y por tanto, empiezo a preocuparme/evitar por estar preocupado y estresado.
    Es como si yo no tuviese control sobre esta preocupación, ya que cualquier cosa que haga para combatirla, se termina convirtiendo en una estrategia de evitación de estos síntomas/preocupación. (Es decir, en cualquier cosa que haga para combatirla me surge el pensamiento “Y si esto no funciona y me vuelve a salir la preocupación” “Y si ahora funciona pero luego me vuelve a salir”…
    De esta forma, apenas puedo concentrarme a la hora de hacer los ejercicios o incluso a la hora de hacer cualquier actividad.
    Les agradecería muchísimo si pudiesen darme algún consejo o ejercicio para este problemilla, estoy seguro al 100% que de no ser por eso, con la peor fantasía, ya habría superado mi problema.
    Muchas gracias por vuestra atención!

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu Autor

      Hola David!
      La preocupación y estrés obsesivo que mencionas, nos dificultan una vida tranquila y feliz. Los libros y técnicas nos pueden ayudar, pero en ocasiones es aconsejable hacer terapia para salir del punto que nos está encallando.
      Un abrazo!!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes