EL MIEDO AL MIEDO

Hola amig@s

Os dejo un texto muy interesante sobre la ansiedad y cómo combatirla desde la psicología cognitiva.

Un abrazo!!

Lo que en psicología llamamos crisis de ansiedad no es más que un mecanismo de protección del organismo frente a un peligro potencial. Nuestro cuerpo está diseñado para hacer frente a una amenaza (real o imaginaria) activando la reacción de alarma, es decir una respuesta de lucha o huída. Ésta consiste en la activación del sistema nervioso simpático, liberando energía y preparando el cuerpo para la acción,  generando diversas sensaciones físicas: aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, tensión muscular, aumento del flujo sanguíneo en las extremidades para tener más fuerza, con la consecuente palidez en el rostro, hormigueos y entumecimiento muscular; inhibición de los procesos digestivos, dilatación de las pupilas, sensación de irrealidad, etc… Todo ello con el objetivo de estar preparado para protegernos del peligro luchando o huyendo del mismo. Una vez el peligro ha pasado, se pone en marcha el sistema nervioso parasimpático que inhibe estas funciones para volver a la normalidad. 

Estos síntomas no son, pues, dañinos ni peligrosos, sólo desagradables. Si los dejamos pasar, irán disminuyendo por sí mismos. El problema viene cuando por desconocimiento sobreinterpretamos estas sensaciones y las  terribilizamos  (“voy a tener un infarto, voy a volverme loco, a perder el control,voy a morir, debo tener una enfermedad grave…”) o bien sientimos miedo a volver a experiementarlas (“no voy a poder soportarlo, tengo que evitarlo a toda costa, necesito tener una salida o a alguien cerca…”). Esto es lo que llamamos miedo al miedo. Estas creencias no hacen más que añadir leña al fuego de la ansiedad, aumentando a su vez los síntomas y dando lugar a nuevas sobreinterpretaciones y a evitaciones de las situaciones que tememos puedan causarnos ansiedad (por ejemplo, lugares muy concurridos; alejarse de casa, etc.), entrando en la espiral negativa de la ansiedad.

 Podemos aprender a controlar estos pensamientos comprendiendo que la ansiedad es incómoda, pero no va a ir más allá, que podemos soportar esas sensaciones físicas desagradables sabiendo que si las dejamos seguir su curso, éstas desaparecerán. No va a ocurrir nada de aquello tan terrible que tememos, puesto que es un mecanismo autoprotector. Cuando dejamos de interpretar catastróficamente estas sensaciones y nos enfrentamos de nuevo a las situaciones evitadas, las crisis disminuyen, el miedo desaparece progresivamente y rompemos el círculo vicioso de la ansiedad, impidiendo que ésta nos limite en nuestra vida diaria. Perder el miedo al miedo es la clave para controlarlo.

miedo al miedo Helena P

Helena Pérez Fuster
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

6 comentarios en “EL MIEDO AL MIEDO

  1. Lorena

    Hola … sufro de ansiedad hace 11 años .. con altas y bajas … siempre en una lucha conmigo misma … es cansador ???? hace un mes que encontre su pagina … si hay alguna forma de realizar una terapia a distancia me gustaria … Saludos desde Paraguay

    Responder
  2. Javier

    Hola Rafael

    Soy fiel seguidor tuyo en facebook. Padezco de ansiedad desde hace tiempo. Quisiera saber tu consejo para como relacionarse con la gente en el trabajo y controlar el estrés en la oficina, donde la gente está muy cerca una de otra.
    Por otra parte comentar que estoy en tratamiento con antidepresivos y ansiolíticos para dormir. Tengo 3 hijos y estoy felizmente casado ( y con el piso pagado ).
    Un abrazo y gracias por tu ayuda.

    Responder
  3. Manuel

    Gran entrada. Te dejo un fragmento del libro “La bibliotecaria de Auschwitz” de Antonio G. Iturbe:

    “Los valientes no son los que no tienen miedo. Esos son los temerarios, los que ignoran el riesgo y se ponen en peligro sin ser conscientes de las consecuencias. Alguien que no es consciente del peligro puede poner en riesgo a cualquiera que esté a su lado. Ese es el tipo de gente que no quiero en mi equipo. A quien necesito es a los que tiemblan pero no ceden, los que son conscientes de lo que arriesgan y aún así siguen adelante…”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes