El hábito de posponer

 

Hola amig@s!

Os dejo un texto sobre un hábito muy extendido y sobre el que no pensamos muy a menudo, a pesar de que nuestra vida sería mejor si dejáramos de postergar. Espero que os guste.

Un abrazo!!!

Todos nos hemos dicho alguna vez “ya lo haré luego”, “ya lo haré mañana”, y vamos aplazando una acción, posponiendo. Pero el tema sigue ahí, sin resolver, no desaparece y nos vamos sintiendo cada vez peor.

Al posponer podemos perder buenas oportunidades y se nos acumulan las tareas pendientes. Si dejáramos de evitar ciertas tareas, la vida sería más placentera para muchos de nosotros ya que desaparecería el agobio ante una montaña de tareas pendientes y la culpa por haber dejado pasar oportunidades.
Y es que a veces podemos pensar, de forma irracional, que no somos capaces, y que el mundo es demasiado difícil y exigente. Pero no tenemos en cuenta que eso está solo en nuestra mente, y se trata de pensarlo de manera diferente.

Cuando nos exigimos hacer las cosas a la perfección y el fracaso significa para nosotros que no valemos, que somos inadecuados, solemos posponer las tareas. Pero podemos hacer algo distinto, cuestionarnos estas ideas, en lugar de dar por sentado que son ciertas. Alguien lo hace todo siempre perfecto?? Entonces porqué nos exigimos un imposible?? No hacerlo bien, significa que soy un desastre??

Y cuando el trabajo se va acumulando, aparece la ansiedad. Ante taaaanto trabajo pendiente, surge el pensamiento de que somos víctimas indefensas condenadas al fracaso, en una vida demasiado dura e injusta. Pero que la vida no sea tan fácil y cómoda como a mí me gustaría, significa que sea insoportablemente difícil??? Es realmente imprescindible que mi vida sea siempre fácil???

A veces nos esforzamos en hacer cosas para conseguir que los que son importantes para nosotros nos acepten y nos amen. Pero porqué necesito la aceptación de los demás? si los demás no me aceptan en un momento determinado, yo no puedo aceptarme a mi mismo?? Entonces, les estoy dando a ellos y su opinión sobre mí, más valor que a mí mismo???

Otras veces pensamos que tenemos que hacerlo todo y ya!! La creencia de todo o nada nos lleva a una sensación de impotencia, angustia y urgencia que desemboca en  inmovilización. La indecisión vence por la sensación de estar atrapados y  ser incapaces de establecer prioridades, y nos lamentamos en lugar  intentar buscar soluciones.

Existe la idea de que es mejor jugar hoy y trabajar mañana y que placer pospuesto implica placer perdido. Cuando “disfrutar” se convierte en la máxima de nuestra existencia, dedicamos tanto tiempo y energía a posponer, que al final el tiempo dedicado al placer acaba no siendo tan agradable. Por otro lado, no es realmente placentero haber terminado aquellas tareas que son convenientes para mí?

El hábito de posponer nos puede aportar algunos beneficios neuróticos, sin embargo, superar dicho hábito nos puede hacer la vida más fácil y satisfactoria, y además nos puede ayudar a conocernos más, adentrarnos en nuestras debilidades e intentar cambiarlas. Para ello es interesante darnos cuenta de qué nos estamos diciendo a nosotros mismos, cuál es ese pensamiento que nos está frenando, para cuestionarlo, debatirlo, y cambiarlo por otra forma de pensar más flexible y abierta. Con este nuevo pensamiento, nos será más fácil pasar al plan MEC!!! (Mueve El Culo!!!)

Feliz actividad para todos!!

eva posponer

 

Eva Massot
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

2 comentarios en “El hábito de posponer

  1. Maria

    Buenas tardes,

    A parte de los libros escritos por Rafael Santandreu, podeis recomendar algunos otros que hablen sobre terapia de psicologia cognitiva, o que vayan enla misma linea que los de Rafael?
    Muchas gracias
    Maria

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes