El estrés

Hola amig@s!!

Os dejo un texto que habla sobre un tema muy habitual en nuestra sociedad: cómo afrontar los momentos en los que nos sentimos muy estresados. ¡Espero que os guste!

Un abrazo,

¿A quiénes de vosotros no os ha ocurrido que en un momento dado se te junten muchas cosas por hacer y creas que no puedes con todo?

¿Alguno de vosotros ha sentido la cabeza a punto de estallar por la tensión de tener que hacer miles de cosas y no llegar a todo?

¿Quién de vosotros ha tenido ganas de darle a un imaginario botón de STOP para poder parar el tiempo y recuperarse del frenético ritmo del día a día?

¿Habéis sentido un nudo en la garganta por la impotencia de creer que no podéis afrontar todo lo que tenéis que hacer?

Pues bien, si os ha pasado alguna de estas cosas (o todas) es algo muy común. El ritmo actual de nuestra sociedad es frenético y, en parte, contribuye a sentirnos estresados con más facilidad. Vamos siempre con prisas y pretendemos hacer mil cosas a la vez…y hacerlas bien!!! A la vez, pretendemos descansar y tener tiempo para nosotros…que complicado!! Habría que ser un experto malabarista para poder combinar todo esto!!!

El estrés es la respuesta del individuo ante situaciones que no se ve capaz de afrontar porque cree que no tiene los recursos suficientes. Cuando esto ocurre la persona se bloquea y aún se estresa más, con lo que entra en un bucle cada vez más agobiante.

La clave está en la PERCEPCIÓN que tiene la persona de que no será capaz de afrontar la situación que tiene delante. Lo que nos decimos en ese momento influirá en nuestras reacciones. Por lo tanto, si conseguimos cambiar esa percepción el estrés disminuirá.

Las percepciones estresantes son del estilo: “no puedo con esto”, “no sabré hacerlo”, “esto me supera”, “voy a fracasar”, “esto es mucho para mí”, “esto es horrible”, “no puedo más”, “voy a volverme loco”, “no sé como los demás pueden hacerlo y yo no”, “es horrible sentirme agobiado continuamente”

Para no agobiarnos en exceso podemos cambiarlas por otras del tipo :“me gustaría poder con todo pero no es posible en este momento, voy a priorizar lo más importante y ponerme a ello”, “si no llego a todo no es terrible”, “si fallo no me voy a hundir, porque todos fallamos y si hago muchas cosas es normal que falle más (es una cuestión de estadística, de probabilidades), “no soy mejor persona por hacer más cosas”, “no valgo más por llegar a todo”, “no soy Superman ni lo pretendo…es un personaje de ficción”, “puedo pedir ayuda si yo solo no puedo”, “no debo hacerlo todo yo solo”, “dejar cosas por hacer no es un fracaso”, “el éxito en la vida no es llegar a todo”, “mi valor como persona está en mi capacidad de amar, y no en mi capacidad para llegar a todo”

Por lo tanto, si aprendemos a cambiar nuestro diálogo interior podremos hacer frente a las situaciones del día a día con menos estrés. ¡¡Os animo a intentarlo!!!

María Ballester

Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

2 comentarios en “El estrés

  1. Judit

    Hola Rafael. ¡Qué interesante que habléis del estrés! Nos ha gustado mucho que tratéis este tema, ya que es de interés general. Este problema afecta a muchas de las personas de nuestro país, donde la mayoría no saben poner solución a ello. Además, tus recomendaciones son de gran utilidad para al final, aprender a gestionarlo. En nuestro blog- Enciasgum- proponemos la filosofía Zen para mejorar la vida cotidiana. En este, podrás encontrar distintas formas de aplicar esta práctica de origen Oriental en los momentos más rutinarios. Nos gustaría que os pasarais por el post i nos dierais vuestra opinión. Os dejamos el link por si os animáis a echarle un vistazo: http://www.enciasgum.es/principios-de-la-filosofia-zen-para-mejorar-la-vida-cotidiana/

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes