Decir “no”

Hola amig@s!

Os dejo un texto muy interesante sobre el hecho de atreverse a decir “no”. Algo muy importante para nuestro bienestar emocional. Espero que os guste!

Un abrazo,

EL MIEDO A DECIR “NO”

Son mucha las personas que tiene  dificultades para decir que no ante peticiones que se quieren rechazar. En general, no nos han educado para saber decir que no de manera directa y honesta, y tenemos la creencia de que debemos ser respetuosos con los demás, que debemos estar siempre disponibles para ayudarles o que anteponer nuestras necesidades a las de los demás es ser egoista. Estas ideas irracionales van unidas a la necesidad de aprobación de los demás, y nos provocan temor a su posible reacción negativa cuando nos negamos a una petición. Nos da miedo y “terribilizamos” el hecho de que nuestro interlocutor piense algo malo de nosotros, se enfade o actúe en nuestra contra, lo cual nos hará sentir inseguros, poco válidos o culpables. Para evitarlo tenderemos a decir que sí o a justificar exageradamente nuestra negativa.

Sin embargo, si mantenemos esta actitud de situar por delante las necesidades de los demás en detrimento de las  propias, acabaremos realizando cosas que no queremos. Esto puede generar frustración y malestar, provocar la sensación de que los demás se aprovechan de uno y verse como alguien débil o demasiado blando.

 Es importante tener en cuenta que todos tenemos derecho a negarnos a cualquier tipo de petición, incluídos los consejos bienintencionados. Cuando decimos que no, estamos defendiendo nuestras necesidades y nuestros derechos, evitamos circunstancias que no queremos, y conseguimos autoafirmarnos, y esto habitualmente se traducirá en respeto por parte los demás. Si nos negamos de manera honesta y clara, sin excusas y sin agredir verbalmente a nuestro interlocutor, las probabilidades de que la otra persona se moleste son bajas, y en el caso de que fuera así, ese malestar tendrá que ver con su propia frustración ante nuestra negativa, de la que nosotros no seremos responsables ni culpables.

Atrévete a decir “no”, de manera franca, sin excusas ni justificaciones exageradas, exponiendo sólo razones claras y concisas si lo crees necesario, sin sentirte culpable. Fíjate en la reacción de tu interlocutor y comprobarás que, en la mayoría de las ocasiones, éste acepta tu negativa con pocos o ningún problema.

decir no Helena

Helena Pérez Fuster
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu.

 

3 comentarios en “Decir “no”

  1. Juani Castro

    me a encantado y me a ayudado mucho……. ya que soy una persona que no puedo, ni me atrevo a decir no,por temor al enojo de los demás y muy rara vez que me atrevo a decir no, luego de unos minutos voy pido disculpa y les digo que si dando explicaciones el porque les eh dicho que no.Les agradezco por esta publicación.

    Responder
  2. Miren

    No es tan fácil….. Llevo años, muchos años, atendiendo las demandas de mi madre, que piensa que tengo la obligación de decir “sí” a todos sus requerimientos de la manera que ella quiere, sin atender mis alternativas.
    Y yo, entré en su juego y ahora, que es muy mayor, no me veo con fuerzas para negativas.
    Sufriendo y esperando (qué tristeza!) que esta situación termine…..

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu Autor

      Hola Miren. Disculpa el retraso.

      Entiendo lo que dices. No es fácil cuando nos “invitan” a que digamos “si” a todo lo que nos piden. Si la experiencia nos dice que va a ser difícil o muy desgastante persuadir al otro, siempre podemos tratar de aceptar al otro. Si incrementamos nuestra aceptación de las dificultades del otro….podemos llegar a recuperar el control sobre nuestro bienestar!

      Un saludo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes