La gente cuyas aspiraciones – no sólo de dinero, sino de amigos, familia, trabajo, salud, etc.- superan por mucho lo que ya tienen, tienden a ser menos felices que los que perciben una diferencia menor. En vez de satisfacer nuestros deseos, muchos simplemente deseamos más. Al parecer, la buena vida se mantiene siempre fuera de nuestro alcance.

Fuente: slideplayer.es

Es una evidencia que, si perseveramos dulcemente, con paciencia pero sin pausa, toda nuestra vida puede cambiar. ¡Qué fantástico es salir a la calle y poder disfrutar del sol, de los increíbles colores de la naturaleza, del milagro de la brisa sobre las hojas de los árboles! ¡Qué maravilla es encontrarse genial y transmitir paz y alegría a nuestro entorno!
 
Y una vez alcanzado ese nivel de bienestar, ¿qué mejor que devolver al mundo parte de esa belleza que nos ofrece?
 
Fuente: pinterest.cl

¡Vive la vida!

Hola amigos!

Hace un tiempo fui a un entierro;  me pongo triste en los entierros porque es decir adiós a alguien que se va y que de una manera u otra, ha sido significativo en mi vida. Este día en concreto, me dieron un recordatorio con el poema VIDA, de la Madre Teresa de Calcuta, y me entusiasmó que en ese momento en el que te das cuenta de que la vida es efímera y corta, me recordaran lo que es la vida de una forma tan directa y alentadora.

Os diré que durante un tiempo llevé encima ese recordatorio, y que en más de una ocasión se lo dejé a alguien para que lo leyera.

Ahora me gustaría compartirlo con vosotros. Muchos ya lo conoceréis, otros quizás no, pero son palabras que está muy bien tener presentes.

Os animo a VIVIR LA VIDA!!!

La vida es una oportunidad, aprovéchala;

la vida es belleza, admírala;

la vida es beatitud, saboréala,

la vida es un sueño, hazlo realidad.

 

La vida es un reto, afróntalo;

la vida es un juego, juégalo,

la vida es preciosa, cuídala;

la vida es riqueza, consérvala;

la vida es un misterio, descúbrelo.

 

La vida es una promesa, cúmplela;

la vida es amor, gózalo;

la vida es tristeza, supérala;

la vida es un himno, cántalo;

la vida es una tragedia, domínala.

 

La vida es aventura, vívela;

la vida es felicidad, merécela;

la vida es vida, defiéndela

 

Madre Teresa de Calcuta

Eva Massot

Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

Fuente: pinterest.com

El método cognitivo consiste en razonar que ninguna adversidad tiene suficiente entidad como para amargarnos: ni la muerte, ni la enfermedad, ni la soledad. Así es como piensa mi admirado Stephen Hawking, para el que «nada es terrible». Hawking sabe que mientras exista la posibilidad de hacer algo hermoso —en su caso, la investigación científica de alto nivel— podemos experimentar sentido vital y bienestar continuo.
 
Fuente: paralelo32.com.ar

Otro texto de mi próximo libro, que saldrá en marzo:

Crear una relación de pareja ideal

Dos viajeros, uno que venía del norte y otro que venía del sur, se encontraron por casualidad en un punto del camino, y decidieron seguir juntos para hacerlo más entretenido.

– ¿Hacia dónde te diriges? –preguntó el que venía del norte.

– A donde pueda encontrar un auténtico maestro –respondió el del sur-. Llevo años de búsqueda, pero no desespero. Sé que es difícil encontrar a un auténtico gurú.

– ¿Y qué harás cuando lo encuentres? –volvió a preguntar el compañero.

– ¡Oh, ése será un gran momento! Me postraré a sus pies, mi corazón se estremecerá y seguramente lloraré. Dios quiera que llegué ese día –contestó.

Pasaron varios jornadas y ambos compartieron muchas vivencias.

Una mañana, el hombre que venía del norte, dijo:

– Ha llegado el momento de separarnos; tú sigue tu camino que yo seguiré el mío.

– ¿Adónde irás? –preguntó su compañero.

– Continuaré mi búsqueda.

– ¿Qué búsqueda?

– La de un auténtico discípulo. Es difícil encontrar. Pero no desespero.

El verdadero encuentro entre dos personas no se da el día que se conocen o el momento en que se enamoran, sino después, cuando aprenden a entregarse.

Fuente: youtube.com

Lenguaje

¡Hola amig@s!

os dejamos una entrada sobre el valor que tiene el lenguaje y nuestro diálogo interno y como pueden influir en nuestras emociones. Deseamos que lo disfrutéis!

Un abrazo,

Os habéis fijado la cantidad de veces que decimos expresiones del tipo: “¡qué horror!, ¡qué día tan horrible llevo!, ¡me muero!, ¡no puedo más!, ¡qué desastre!, ¡siempre me pasa lo mismo!…

Son expresiones que consideramos inofensivas, que no damos importancia y que repetimos sin parar ante cualquier mínima contrariedad.

La base de la terapia cognitiva radica en que no nos afectan las situaciones sino lo que nos decimos sobre las situaciones. Por ello hace especial énfasis en el tipo de lenguaje que empleamos ya que los pensamientos generan las emociones y estos pensamientos están compuestos por palabras. De este modo, si de camino al trabajo una mañana lluviosa encontramos atasco es frecuente que pensemos cosas del tipo: “hoy todo me sale mal, voy a llegar tardísimo, siempre llego tarde por culpa del tráfico,…” y pensando de esta forma estamos llamando al mal humor, la preocupación y en definitiva el malestar.

Por eso, os propongo que durante esta semana estéis atentos a las palabras que utilizáis, (también podéis observar cómo se expresan otras personas) y que tratéis de  asociarlas con cómo os estáis sintiendo. Estad atentos a palabras como: nunca, siempre, todo, nada, terrible, espantoso, imposible,… y tratad de sustituirlas por otros términos más ajustados a la realidad como pocas veces, muchas veces, frecuentemente, malo, poco probable,… es un sencillo ejercicio que os ayudará a haceros conscientes de cómo somos nosotros mismos quienes elegimos cómo nos sentimos y que os ayudará a comprobar cómo cambiando el lenguaje y tratando de ceñirnos más a la realidad y dejar de terribilizar, nuestras emociones se suavizan y podemos empezar a disfrutar del momento en el que estamos.

Ana Mena

Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes

Seguir el Blog