Ataraxia o imperturbabilidad

Hola amig@s!!

hoy traemos un texto muy interesante para aprender a afrontar las pequeñas y grandes adversidades y ser más fuertes y felices : )

Un abrazo,

Se denomina ataraxia a la disposición del ánimo gracias a la cual un sujeto alcanza el equilibrio y la felicidad mediante la disminución de las pasiones y los deseos que pueden alterar el equilibrio mental y corporal. Es, por lo tanto, un sinónimo de paz mental e imperturbabilidad en relación a la razón y los sentimientos.

Asimismo, la ataraxia puede ser entendida como un camino a recorrer, un estilo o actitud frente al devenir de los acontecimientos, como una filosofía de vida que nos anima a no rehuir las dificultades; tal y como la entendían los estoicos, animándonos a “aprender de la adversidad”.

Encontramos ejemplos de esta ataraxia o imperturbabilidad en prácticamente todos los modelos de fortaleza mental. Un claro ejemplo de esto es Stephen Hawking, el científico en silla de ruedas que reconoce que su vida antes de su enfermedad degenerativa era aburrida y que sólo ahora, tras la enfermedad, encontró la verdadera felicidad. O Sam Berns, el chico con progeria, que sabiendo que su vida sería corta y no tendría demasiada salud, decidió no darle tregua a la queja y se reconoció como feliz pese a su fragilidad física.

Todos conocemos casos parecidos, pero también conocemos casos de personas frágiles emocionalmente que tienden a sufrir frente a la más mínima incomodidad. Esto nos plantea la siguiente pregunta: ¿Ser o no ser imperturbable es una cualidad innata de estas personas o por el contrario es aprendido? Pues la respuesta parece ambigua, pero lo que parece que dice la ciencia al respecto es que, como cualquier otra habilidad, es a su vez innata pero entrenable. Es una habilidad heredada que está con nosotros sí o sí, pero en diferente grado y que, como habilidad aprendible, se puede mejorar mediante la práctica constante.

Este es el primer punto importante a tener en cuenta. Eres poseedor de este gran Don (en menor o mayor medida) y, además, está en tu mano convertirte en un experto.

Si tomamos como ejemplo a las personas que hemos citado como modelos de fortaleza mental y buscamos cuales son los factores comunes compartidos podemos ver, podríamos decir que para aumentar nuestra ataraxia o imperturbabilidad podemos los siguientes ejercicios diariamente, hasta hacer de ellos un hábito, una manera de ser:

No quejarse frente a los contratiempos: Todos pasamos contratiempos en nuestro día a día, de los más ligeros como soportar una cola larga y tediosa, a los más duros como afrontar un desengaño o una enfermedad ¡Hagamos como nuestros modelos de fortaleza y no mostremos ni un ápice de queja!

No evitar ninguna incomodidad: Está demostrado que la evitación nos convierte en seres hipersensibles, con la “piel muy fina”, que se sienten abrumados al primer cambio inesperado ¡No digamos que no a nada y aceptemos el devenir de los acontecimientos!

Ir en contra de lo esperado: ¿No te gusta ir en metro porque es muy opresivo? ¿No te gusta donar sangre porque las agujas te dan yuyu? ¿No puedes dormir si la cama es demasiado blanda? ¡Pues haz justamente esa serie de cosas! ¿Acaso vamos a tener todo lo que nos gusta en esta vida?

Cargarse de razones: Nosotros podemos decidir argumentar a favor de la ataraxia o en contra. Si decidimos que queremos ir a favor, es importante recolectar todos los pensamientos que vayan a favor de esta magnífica fortaleza mental ¡Piensa que estar vivo ya es suficientemente bueno de por sí, no necesitamos adornarlo de complementos para poder disfrutar! ¡Cárgate de argumentos y convéncete de que no necesitamos tantas cosas para estar bien!

Antonio Soto

Psicólogo colaborador del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

3 comentarios en “Ataraxia o imperturbabilidad

  1. maria

    Felicidades Antonio por el interesante artículo. Comparto todo lo que dices, sin embargo, en cuanto al tercer apartado que afirmas que hay que ir en contra de lo que nos incomoda, tengo una objeción. Yo padezco de una fobia que es irracional, como todas las fobias, y que no consigo doblegar: meterme sola en un wc público de esos de cabina. Y a menudo, me veo en el trance de tener que utilizarlos y lo paso realmente mal y sin embargo no soy capaz de superar mi enorme fobia. ¿qué se puede hacer en estos casos? No me funciona la argumentación racional.

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes