Afrontando la enfermedad

Hola amig@s,

Os dejo un texto muy interesante acerca de cómo podemos modificar nuestros pensamientos para afrontar mejor las enfermedades físicas.

Un abrazo!

Una de las situaciones  que nos pueden desestabilizar emocionalmente durante nuestra vida  es el hecho de que nos comuniquen que tenemos una enfermedad.  Aunque en un primer momento pueda suponer un impacto emocional, posteriormente lo podemos abordar de una manera  más serena y aprender a convivir con ella. Lo podemos hacer  prestando atención a los cuidados médicos, apoyos externos y sobre todo a cómo vamos  afrontando la enfermedad. Y es ir asimilando que podemos llegar a estar bien aunque tengamos esa enfermedad, podemos hacer cosas valiosas para nosotros mismos y para los demás , aprender a convivir con la enfermedad. Nos puede ser más llevadera si la aceptamos en vez de resignarnos:  ” Tengo esta enfermedad pero eso no significa que me invalide en todas las áreas de mi vida:  “La enfermedad me impide hacer ciertas cosas pero no otras”.  Los síntomas nos pueden llegar a limitar , pero si nos entrenamos mentalmente para aceptar esa limitación y cambiar la forma de pensar y la creencia: ” Es imposible ser feliz con esta enfermedad”  por “Tengo una enfermedad pero eso no significa que no pueda disfrutar de otros aspectos de la vida, la podremos afrontar de un modo más sereno. Disfrutar de otra manera, recogerme: hacer algo sencillo pero hermoso. Podemos optar por aceptar el malestar , recogernos, simplificar y dedicarnos a algo que tal vez, si no hubiera aparecido la enfermedad ni nos lo habríamos planteado. Dar lo mejor de cada uno o hacer algo hermoso dentro de nuestras posibilidades. Podemos estar bien de otra manera y podemos hacer mucho a pesar de nuestras limitaciones. Realizar actos de un valor enorme y convertir la enfermedad no en algo “terrible” que nos sucede sino en un episodio vital que pueda originar una transformación que nos ayude a ser más fuertes!

Pensamos, equivocadamente que la dolencia nos va arruinar la vida, luchamos contra ella y en ocasiones esa lucha  es la que produce más aumento del malestar . En esta sociedad tenemos mucho temor a la debilidad, a la enfermedad. Las personas que trabajan internamente ese temor aprenden a  no amplifican el malestar y éste no se hace tan protagonista de sus vidas. La debilidad, la enfermedad  puede convertirse en nuestra gran maestra, porque nos puede conducir a descubrir otro tipo de vida, incluso a veces, una vida más armónica . Cuando la debilidad aparece en nuestras vidas el camino al bienestar es ir aceptando lo que nos ha pasado, concentrarnos en el amor , en la vida y en el disfrute de las cosas que nos rodean.

las enfermades Antonia U

Antonia Urrea
Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes