En mi experiencia, las personas que acuden a terapia suelen tardar algunos meses en conseguir un cambio estable y profundo, aunque experimentan beneficios casi desde el primer día. Una vez acabada la terapia, tienen que seguir trabajando por ellos mismos, con el esquema que han aprendido, durante unos cuantos meses más; en general, durante un año. No es demasiado tiempo si tenemos en cuenta que estamos hablando de patrones de pensamiento, emoción y conducta que se han mantenido durante toda la vida.

¡¡ANIMO!!

http://francisco-educador.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes