Busca la felicidad en tu interior

Sari era un buen hombre con aspiraciones espirituales sinceras y se había propuesto llevar a cabo una larga peregrinación a Benarés para bañarse en el Ganges. Antes de partir, se encontró con un maestro que le preguntó:
 
– ¿Para qué quiere ir allí?
 
– Para ponerme en contacto con Dios -repuso:
El maestro le ordenó:
 
-Dame ahora mismo todo el cinero que llevas para el viaje.
 
Sari le entregó el dinero, el maestro se lo guardó en el bolsillo, y dijo:
 
– Sé que habrías acudido a Benarés y te hubieras lavado en el Ganges. Pues bien, en lugar de eso, lávate con el agua que llevo en mi cantimplora.
 
Sari tomo el agua lavándose cara y orejas. El maestro, satisfecho, declaró a continuación:
 
– Ahora ya has conseguido lo que te proponías. Ya puedes regresar a casa con el alma serena. Quiero que sepas desde que fue construido Benarés Dios no ha morado allí ni un solo minuto. Pero desde que fue creado el corazón del hombre, Dios no ha dejado de habitar en él, ni un solo instante. Ve a tu casa y medita. Y, siempre que lo necesites, viaja a tu propio corazón.
 
Este antiguo cuento hindú transmite la idea de que la fuente de la felicidad se halla dentro de nosotros, de nuestra mente, y podemos acceder a ella siempre que lo deseemos.
Fuente: pinterest.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes