Podemos ser razonablemente felices estando enfermos. Incluso si tenemos una enfermedad mortal y sabemos que vamos a irnos en pocos meses. Es perfectamente posible porque, mientras estemos sobre la Tierra, aunque nos queden sólo unos días, podemos hacer cosas valiosas por nosotros y por los demás, y gozar con ello. En todo caso, ¿de qué sirve pensar lo contrario? ¿Acaso el hecho de deprimirse o lamentarse continuamente va a ayudar a curarnos?
 
Fuente: paralelo36andalucia.com

4 comentarios en “

  1. Puri Nieto

    Trabajo en un hospital, y después de ver luchar contra enfermedades, creo que lo importante es el camino, no el fín, y esa sonrisa en forma de huella que has dejado en mi es algo increíble e inmortal…

    Responder
  2. ttatix

    Se que este no es el camino y que hay que intentarlo pero el problema es que cuando uno está malo y siente dolor sufre tanto que esos pensamientos son muy difíciles encontrarlos. Es fácil decir busca lo positivo cuando tu estas bien.

    Responder
    1. Rafael SantandreuRafael Santandreu

      Carmen,

      Es cierto que cuando uno tiene dolores es complicado mantener una actitud racional, pero no es imposible. Se trata de “domar” tu mente para no centrarse únicamente en lo que falla sino en que sí tenemos y podemos hacer valioso, sobre todo en relación a nuestra capacidad de amar y ayudar a los demás.

      Abrazo racional,

      Equipo del Centro

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes