Ser hipersensibles a la incomodidad nos convierte en cascarrabias y neuróticos.
Fuente: yorokobu.es

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes