Muchas neuras se hallan dentro de la familia del <<temor a la debilidad>>. Cuando estamos neuróticos, tendemos a temerle a <<estar mal>>, <<ser menos>>, <<estar enfermo>>, <<padecer ansiedad>>, <<ser depresivo>>, <<tener dolores crónicos>> y, como hemos visto, ese temor produce esos síntomas: los amplifica hasta extremos increíbles.
 
Pensamos equivocadamente que la dolencia nos va a arruinar la vida, luchamos contra ella desde el minuto uno y ahí empieza el lío. Esa lucha es la que produce el aumento exponencial de la ansiedad, el dolor o lo que sea que nos fastidie.
 
Pero por el contrario, las personas que no temen a la debilidad no amplifican el malestar y éste va y viene como una brisa ligera.
dolencia
 
Fuente: noticiasx7.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes