Una forma de experimentar que la vida es maravillosa y que necesitamos muy poco para ser felices es afinar nuestra capaci- dad de apreciar lo pequeño. Es la práctica del wabi-sabi. Y es que se podría decir que la fortaleza emocional y la felicidad se hallan en las pequeñas cosas de la vida: una copa de vino, un artículo bien escrito, una siestecita después de comer, una ráfaga de aire fresco por la mañana…
rocío
 
Imagen sacada de: porque.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes