Todos podemos aprender a <<iluminarnos>> o sintonizarnos en la armonía, esto es, practicar ejercicios de contemplación o de apreciación del entorno que repercuten en nosotros de manera positiva:
-Nos sosiegan.
-Aumentan nuestros niveles de serotonina y dopamina.
-Nos llenan de alegría.
-Disipan nuestros miedos y neuras.
-Nos hacen comprender mejor los principios cognitivos de la salud mental.

DSC04985

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes