Podemos ser razonablemente felices estando enfermos. Incluso si tenemos una enfermedad mortal y sabemos que vamos a irnos en pocos meses. Es perfectamente posible porque, mientras estemos sobre la Tierra, aunque nos queden sólo unos días, podemos hacer cosas valiosas por nosotros y por los demás, y gozar con ello. En todo caso, ¿de qué sirve pensar lo contrario? ¿Acaso el hecho de deprimirse o lamentarse continuamente va a ayudar a curarnos?
 
Fuente: paralelo36andalucia.com

Puedo

Hola amig@s!

para hoy tenemos una reflexión muy interesante sobre como podemos afrontar de la mejor manera esos momentos en los que hacemos balance o nos planteamos cambios vitales.

Un abrazo!!

Hay un par de momentos al año que son como hitos en el tiempo, por lo que he visto suele ser fin de año y el cumpleaños. Pueden ser otros, como cambios de casa, de trabajo, cambios vitales…Son momentos en los que, aunque uno no tenga muchas ganas, parece que hay un efecto “miro la maqueta”, de hacer balance de la propia vida y valorar si donde estamos es donde pensábamos estar o cuantos cambios que prometimos se han cumplido, como uno muy común: ¿voy al gimnasio o sigo pagando cuotas? sale caro no ir, desde luego.

Creo que estos momentos son sanos, ponen los pies en el suelo. Tenemos un tiempo limitado.

Mientras pensamos en lo que queremos o en lo que nos gustaría o en lo que ya no está o en lo que hubiera podido ser, el tiempo pasa igual. A veces si me lo pienso demasiado, me lo pierdo.

No sabemos cuánto tiempo estaremos disponibles, o cuanto tiempo me llevara llegar donde quiero ir, o cuánto tiempo decido invertir en no ponerme en marcha. Lo que sí puedo decidir es si me hago este camino ancho o estrecho.

Un camino estrecho está vallado y cercado por “deberías” y “tengo que” de diferentes tamaños y medidas, como un conjunto de carteles que forman una valla a ambos lados de ese camino; y del que salirse parece peligroso o peor aún, inestable. Peor porque el peligro puede ser puntual, pero la inestabilidad da más miedo, no tiene fin. Un estar regular o tirando a mal, normalizado. ¡Qué repelús!

Un camino ancho incluye más. Más opciones, más decisiones, más peligros, más disfrutar.

Puede que no podamos escoger el camino a veces, en cambio sí podemos hacerlo ancho o estrecho.

El cambio se produce cuando pongo la vista por encima de la valla, cuando sé que puedo poner o quitar esos carteles. Incluso poner otros, como “mira que es difícil esto, venga, ¡a por ello!”. Todo pasa.

Un truco es implicarse en ese camino, me meto de lleno, voy con todo el equipo, piso y me embarro. Recordar que el tramo duro dura lo que dura.

El camino es elástico. Cuando me pille poniendo vallas: stop. ¿Lo quiero vivir así? ¿no le puedo sacar más jugo? y una pregunta más, ¿para qué hacerlo más ancho si con lo que estoy, estoy acomodado? ¿para qué fijarme cada día en la luz, en la comodidad del sofá de mi casa, en la comida…? sólo porque puedo.

Imagen de meditacionesdeldia.com

Ana Aparici

Psicóloga colaboradora del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

 

Os dejo un video de como nos deberíamos comportar no sólo ante el volante, como nos muestra la recreación del vídeo, sino en la vida en general.
 
Abrazoooo!

www.youtube.com/watch?v=PDnE87IGVEc

Fuente: valledebuelna.blogspot.com

Manifiesto de Luisa

Hola amig@s!

os dejo con el texto sobre una paciente que ha querido compartir con nosotros, a través de uno de nuestros psicólogos, la superación de la ansiedad y la “terribilitis”.  Deseo que os resulte interesante y lo disfrutéis!

Un abrazo,

Luisa es una amiga que comenzó una terapia con nosotros hace unos meses, su problema se centraba sobretodo en el mundo de la ansiedad,  un mundo muy sufrido a la par que conocido por muchos. Luisa es una persona vital y extrovertida, trabajadora y comprometida. Una maravilla de persona que desprende energía y buen “feeling”, que da todo a sus seres queridos. No obstante, ha tenido sus problemillas con nuestra amiga la “Terribilitis”.

Su experiencia ha sido toda una aventura, desde sus inicios en los que desconocía qué extrañas sensaciones estaba experimentando, pasando por hospitales, psiquiatras y otros compañeros psicólogos. Después de cierto tiempo descubrió los libros de Rafael y le encantó el punto de vista que aporta la psicología cognitiva, por lo que se decidió a llamarnos y ponerse manos a la obra. Su trabajo aún no ha terminado, pero está en la dirección adecuada. Tal y como cita con sus propias palabras:

“Con el tiempo, los pensamientos correctos y mucha perseverancia mi grieta se está realmente cerrando y puedo volver a caminar sin miedo ni perdida de la belleza de la existencia”.

Hace unas semanas, Luisa escribió un precioso manifiesto, con el que se compromete a amar la vida y a los demás con energía y entusiasmo, cada hora, minuto y segundo. Luisa lo quiso compartir con nosotros y nosotros nos sentimos orgullosos de poder compartirlo con vosotros a su vez. Esperamos que sus preciosas palabras os alienten igual que nos han alentado a nosotros.

“Este es un nuevo día

un regalo, una oportunidad

que puedo aprovechar a cualquier edad.

 Me comprometo a disfrutarlo, aceptarlo y amarlo tal como es,

haciendo todo con cariño

como si fuera un diamante, como si fuera un niño.

 Imprimiendo creatividad y exhalando belleza

en cualquier cosa o tarea, en cada encuentro,

porque es ahí donde está la verdadera riqueza.

 Me comprometo finalmente a quedarme en el presente

audaz, calma y valiente, volando libre en mi ahora

que justo en este instante saludo con un ¡Hola!”.

Fuente: www.theodysseyonline.com

Antonio Soto

Psicólogo colaborador del Centro de Terapia Breve de Rafael Santandreu

Las personas aquejadas de depresión o ansiedad se dicen: «¡Con esta depresión estoy perdido porque no puedo hacer nada!», o «¡Esta ansiedad me impide llevar una vida normal!». Y eso es lo que les asusta, que la invasión de esas emociones les limite tanto que su vida sea un castigo permanente. Pero con la VIRTUD como búsqueda de placer —y hablo de un placer más elevado que ningún otro— ese problema desaparece. ¡Podremos ser muy felices gozando de nosotros mismos y nuestras maravillosas virtudes, que tanto sentido le dan a la vida!

Hola amig@s,
os dejo una carta a los Reyes Magos que me ha parecido muy original, interesante y simpática.
 
Fuente: imagenescool.com

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes